Publicado hace 1 año
acabo de googlear "follemos", y he entrado aquí por ser la primera entrada, las he leido de aquí a 8 meses atrás, me has puesto cachondisimo, amo esos relatos, pero, TE ODIO, incluso un mal calentón, si no es con alguien que te importa algo, no sirve para nada, he bostezado follando en una cama y he perdido el sueño haciendo el amor con mi chica en el rincón de una calle oscura, me considero un caballero, pero no podria sostenerte la mirada sin desprecio, gracias por leer, no te lo tomes a mal.
Anónimo preguntó

No sabes lo jodidamente cerda que me pone que me miren con desprecio, que me aten, que me azoten y me insulten. Yo también te odio, te he imaginado y me he ruborizado y ahora no estás. Ando por la ciudad y no encuentro a nadie que se parezca a ese dibujo que hay en mi cabeza. No me gusta que me hagas esto, no contaba con ello. Ven conmigo y zanjamos el tema, no hace falta que me mires. Te lo prometo. 

Publicado hace 1 año
Publicado hace 2 años
Esto no es una cita, pero quiero que se os meta en la cabeza algo dada la multitud de mensajes que me he encontrado de gente que intenta conocerme y echarme un polvo posteriormente. No respondo a esos mensajes, me gusta la elegancia y no he venido a Tumblr a follar. No seáis persistentes por no decir, PESADOS. Gracias.
Publicado hace 2 años

Amorodio.

Él siempre dice que aunque prometa fidelidad a otro, seguiremos follando. Dice que nacimos para volvernos locos el uno con el otro, pero no para querernos. Que si no me llama es porque el teléfono es para acortar distancias y no para alargar conversaciones. Dice una y otra vez que está enamorado de su chica a la que olvida cada septiembre cuando vuelve a España y me ve. Que Madrid es y será nuestra aunque sólo nos haya visto juntos siete veces en seis años.  Él siempre dice que he cambiado y que ya no le tengo miedo, que es extraño darse cuenta de que ya soy capaz de mirarle a los ojos fijamente y no temblar. Y tiene razón, he cambiado. Él en cambio no, él sigue siendo el mismo, el mismo que me besó a los pies de El Prado después de gritarme que como yo, había miles, pero que como yo, no había ninguna. Que le volvía loco mi sencillez, que la alternaba con lo más complicado del alma, aunque no estaba seguro de que yo tuviese una. Que sin saber qué era, sabía qué no era. Que era perfecta y espantosa, y que jamás iba a poder escapar de mí aunque le prometiese fidelidad a otra.

Publicado hace 2 años

Besos que saben a sal: Nos estábamos besando en medio de la calle cuando de pronto se separó...

intentamorderme:

Nos estábamos besando en medio de la calle cuando de pronto se separó de mí y comenzó a gritar:

- Tú y yo tenemos química, no me jodas! A que sí?! Es que es verte y me pongo tonto, joder! Pero qué tienes?!

Ante la mirada atónita de la gente que pasaba, yo no podía parar de reír y él…